Vivo
Trasnoche Continental
01:00 a 06:00
Siguiente
Trasnoche Continental
01:00 a 06:00
Siguiente
En el Medio
08:00 a 10:00
Siguiente
Rana Continental
10:00 a 13:00
Siguiente
Ingobernables
13:00 a 16:00
Siguiente
Canal Salud
16:00 a 17:00
Siguiente
Fútbol Continental
17:00 a 23:55

2022. Panorama incierto para la conservación del monte nativo chaqueño 

En materia de ambiente comenzó el año con algunas novedades, un pronóstico reservado por efectos del cambio climático y un gran interrogante respecto de hasta dónde llegarán los desmontes.

04-03-2022

Al desolador panorama de sequía agravada por los incendios forestales y de pastizales, como los que sucedieron recientemente en la Provincia de Corrientes, se le suma el de la progresiva deforestación en el Chaco seco, producida entre los desmontes ilegales y autorizados que van reduciendo aceleradamente la cobertura vegetal de añosos árboles, incluso en entornos circundantes al Parque Nacional El Impenetrable.

En la apertura del Período de Sesiones Ordinarias, el Gobernador del Chaco Jorge Capitanich, anunció la creación del Ministerio de Ambiente, Desarrollo Territorial y Sostenible (que apenas inició la gestión había sido disuelto); a la vez que presentará un proyecto de Ley de protección de los humedales provinciales y de actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos. 

Paradójicamente al día siguiente el gobernador chaqueño se reunió con empresarios para analizar un plan de inversiones para la construcción de viviendas de maderas de bosque nativo. La empresa radicada en el Parque Industrial de General San Martín, se dedica principalmente a la construcción de cabañas de quebracho colorado y otras maderas nativas de la provincia.

Ya desde el año pasado la Organización no gubernamental ambientalista Greenpeace puso el pie en el acelerador y denunció en 2021 ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por “nuevos hechos, acciones y omisiones que evidencian la sistemática violación a la Ley Nacional de Bosques (N° 26.331) en la provincia de Chaco”.

En este contexto solicitó “el inmediato cese provisional” de cualquier tipo de actividad de desmonte, al advertir “la pérdida de 7.811 hectáreas de bosques nativos en la provincia entre los meses de noviembre de 2020 y abril de 2021, encontrándose vigente el fallo de la Justicia chaqueña que suspendió los desmontes. Paralelamente, y contrariamente a lo establecido por dicho fallo judicial, el gobierno provincial convocó a la realización de audiencias públicas durante el mes de junio del presente año para autorizar Cambios de Uso de Suelo (desmonte) en 8 fincas”, cuestionaron.

“En este preocupante marco, donde la deforestación (con y sin permisos) no cesa ni con fallos judiciales, el gobierno de Chaco decidió avanzar con la actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN), para lo cual convocó a la participación de talleres en distintas localidades durante el mes de junio, a pesar de las restricciones a la circulación y a actividades por la pandemia de COVID-19, y la falta de conectividad a Internet de sectores claves para la discusión sobre lo que se realizará en sus territorios, como indígenas y campesinos”, agrega la presentación de Greenpeace.

Ordenamiento territorial del bosque nativo 

Consultado al respecto el subsecretario de Desarrollo Forestal del Chaco, Luciano Olivares indicó que “El Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo está en proceso técnico aún. Estamos relevando la cartografía que se recopiló desde la comisión técnica y recabando información que faltaba. Una vez que se termine esa etapa se convocarán nuevamente a todos los actores para tratar punto por punto los criterios de sustentabilidad que prevé analizar la ley Nº 26.331 y la reglamentación al respecto de la actualización del OTBN”. 

“El OTBN actual prevé zonas amarillas y verdes donde está permitido la actividad productiva, como por ejemplo los planes de aprovechamiento forestal, que son el corte selectivo de especies maduras y enfermas seleccionadas previó un inventario forestal y una autorización de la dirección de bosques”. 

Para disipar algunas dudas aclaró que “en el Parque Nacional El Impenetrable no se puede autorizar ninguna actividad productiva por ser otra jurisdicción, área protegida y por ser categoría roja del OTBN”.
 
“No obstante, la zona contigua al parque es zona amarilla donde si está permitido, y efectivamente si hay permisos otorgados, pero sólo de aprovechamientos que es lo que esa categoría permite”. 

En relación a los bosques en galería, Olivares dijo que “quedan bajo la misma protección que hoy están. Protegidos por las categorías del OTBN (rojo o amarillo), y el resto de las restricciones que están vigentes como por ejemplo la prohibición de autorización de aprovechamientos hasta 50 metros de ríos secundarios y 100 metros en primarios”, finalizó.

Proteger al Yaguareté y su hábitat

Sobre este punto hay asociaciones ambientalistas que se manifiestan en contra de los desmontes ilegales, pero también en contra de los permisos en el área circundante a las áreas protegidas, la falta de implementación de corredores de biodiversidad que las vinculen efectivamente, y la extracción de madera en las riberas de los ríos, más allá de los 50 metros inclusive. “Cincuenta metros de protección sobre la ribera del Río Bermejito no suficiente para la protección del yaguareté”, indicaron.

En este aspecto parece un contrasentido que en la región del impenetrable chaqueño, los turistas que vienen a admirar la naturaleza, tengan que ser testigos del acarreo de grandes troncos de árboles del monte nativo, extraídos en forma ilegal en algunos casos, o autorizados en otros. Un triste espectáculo que se observa frecuentemente en la ruta de acceso al Parque Nacional. Justo lo contrario a lo que la ONU propuso el día mundial del ambiente, en cuanto a “recobrar los ecosistemas dañados, con el objetivo de recuperar al menos 1000 millones de hectáreas de tierras degradadas antes de 2030”. 

“Los científicos estiman que en Argentina el territorio del yaguareté quedó recluido en los últimos dos siglos a tan solo un 5% de la superficie original y en la región chaqueña está al borde de la extinción. A pesar de haber sido declarado Monumento Nacional no se está protegiendo su hábitat, que es continuamente arrasado por las topadoras para ampliar la frontera agropecuaria, lo que pone en serio peligro su subsistencia”, advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Somos Monte Chaco 

Desde la organización Somos Monte Chaco se dispararon sendas críticas al gobierno de la provincia, por convocar a talleres públicos para discutir el ordenamiento territorial del bosque nativo, durante la segunda ola de coronavirus. 

“La actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos no puede realizarse al mismo tiempo que se propicia la deforestación; y debe hacerse mediante un proceso realmente participativo cuyos objetivos sean el fin de los desmontes, el manejo sustentable y la restauración de los bosques nativos”, sostuvieron.

Pero lo más grave -para finalizar- es que pese a estar vigente una medida judicial que ordenó desde octubre del 2020 la suspensión de los desmontes, esto no se hizo efectivo y se desmontaron hasta ahora más de 7.000 hectáreas desobedeciendo lo dispuesto por la Justicia provincial.

Comienza el año 2022 con interesantes anuncios en relación al ambiente, un pronóstico reservado por posibles efectos del cambio climático y el gran interrogante de no saber hasta dónde llegará la tala indiscriminada de ejemplares añosos, que contrariando las grandes oportunidades de conservación del patrimonio natural y del turismo de naturaleza, parece seguir en aumento, irremediablemente.

Autor: Horacio Torres

Redes sociales