Malvinas. Raúl Porchetto y la historia de “Reina madre”

El músico recuerda cómo compuso el recordado tema que estuvo prohibido por la dictadura y que tocó ante Roger Waters. Además, revela una anécdota conmovedora con un excombatiente.

02-04-2024

Si hay un músico absolutamente ligado a la historia de Malvinas y a su absurda guerra, ese es Raúl Porchetto. Hoy se cumplen 42 años de aquel conflicto con un trágico desenlace, hay varios fundamentos artísticos y situaciones de todo tipo que así lo acreditan: la canción emblema que compuso, Reina Madre; su participación emblemática en el “festival de solidaridad”, cantando la simbólica Algo de paz; su relación con algunos excombatientes, entre ellos un guitarrista que hoy es parte de su banda.

Por todo, esos vínculos y la salida de un tema con esos pibes como protagonistas que se titula Ayer, hoy y siempre, la previa de este nuevo aniversario fue una excusa ideal para hablar con el cantante e instrumentista.

Desde Buenos Aires, Porchetto analiza esa fuerte ligazón que lo une con Malvinas.

“La primera canción que se conoció fue Este hermanito a casa volvió que salió en mi disco Che pibe (1982). En ese momento a los soldados que regresaban los querían esconder debajo de la alfombra”, recuerda.

Ahora, con motivo de los 42 años de Malvinas y por sugerencia de un amigo, publicó Ayer, hoy y siempre, un tema que comienza con un audio de aquella tristemente célebre frase de Leopoldo Galtieri en la plaza de Mayo. “Si quieren venir que vengan”, se escucha casi como un fatídico loop.

“Eran chicos recorriendo el barrio, eran chicos dejando el hogar”, comienza cantando Porchetto en clave blues melancólico en la canción.

Enseguida rememora cómo surgió: “Cuando me lo sugirió un amigo me entusiasmé pero no me imaginaban por dónde podía ser. Estuve gran parte del verano padeciendo una neumonía bilateral y una noche de esas que me desperté con todo el cielo estrellado me empezaron a caer imágenes de lo que podía ser la canción”, relata.

“Malvinas me conecta con lo absurdo de la guerra y como siempre me sale componer desde una posición de paz”, agrega.

Si hay una canción realmente emblemática de Porchetto ligada a Malvinas esa es Reina madre, que fue escrita desde la mirada de un soldado de inglés que se pregunta primero qué hace allí y luego se pone en ese lugar de igualdad humana.

En medio de la charla y al ser consultado por cuál cree que es el motivo de su tan estrecho vínculo con Malvinas, el músico recuerda un momento que lo marcó a fuego. “Dos meses después de terminada la guerra, pude ir a Campo de Mayo a saludar, ver a los muchachos que estaban allí, recién vueltos de las islas. Fue un dolor terrible ver a chicos mutilados, con heridas de todo tipo, psicológicas también”, cuenta.

“Estábamos tomando mate con algunos y de repente recuerdo uno pedía que lo atiendan, como una urgencia. Me acerqué y me quería dar la mano, me nombraba. Me quedó grabado y pensé que no lo iba a ver nunca más”, continúa.

El desenlace de la historia le eriza la piel a cualquiera. “Hace un año y medio estaba en Alta Gracia, se me acerca un motoquero y me dice ‘Vos no te vas a acordar de mí'. Cada tanto me pasa eso, pero esta vez fue increíble porque me dijo que era ese pibe. Ahí recordé todo y se me llenaron los ojos de lágrimas. Estuvimos abrazados un buen rato, la verdad es que no lo conté nunca esto, pero ahora lo cuento y me conmueve muchísimo. Fue increíble”.

Como si fuera poco, hay otro link directo de Porchetto con un excombatiente. El guitarrista Fabián Passaro, uno de los soldaditos que peleó en la batalla final de Monte Longdon, y terminó apresado por los ingleses, es parte de su banda. “Empezó a tocar conmigo en 1985, incluso estuvo en Chateau Rock. Luego dejó en los 90 cuando yo frené y ahora volvió hace dos años”, resume.

"Cerramos con ese tema el festival. Fue como una oración para el que el mundo sepa lo que pensábamos. Lo pasó hasta la BBC. Imaginate, 30 mil tipos cantando “algo de paz”, encima se sumaron un montón de amigos como Charly, Nito, León, David Lebón y me habían pedido que no la toque. Hubo mucha manipulación de gente corrupta y de muchos lados. Yo nunca me arrepentí de estar, fuimos a cantar por los pibes que iban a la guerra y muchos de esos pibes escuchaban rock", responde acerca de haber tocado “Algo de paz” en el Festival de la Solidaridad Latinoamericana

"También me gusta contar que en muchos colegios estudian la canción, me comentaban que hasta en la universidad en Australia la analizaban, porque les sorprendía este enfoque. A Waters le di la canción antes de subir ese día en la Legislatura, con una traducción en ingles. Y recuerdo que él le iba comentando a su compañera que estaba ahí al lado y le marcaba parte de la letra. Tengo flashes de ese momento. Estaba también el embajador inglés. Cuando llegó la parte de la reina me miró y nos íbamos cruzando con la mirada todo el tiempo. Después cuando lo vi emocionado me di fuerzas porque la verdad casi me quiebro. Yo había estado amenazado y prohibido con esa canción. Cuando terminé, nos acercamos y nos dimos unos abrazo. Ahí me dijo unas palabras que fueron muy reconfortantes y me las guardo para mí", reflexiona.

Fuente: La Voz del Interior