Protesta policial en Misiones. Un descontento de larga data y una crisis en desarrollo

Emilio Darío Lattes, periodista de Misiones, en Radio Continental Corrientes destacó la persistencia y la gravedad de las protestas policiales en la provincia, comparando las realidades económicas y políticas de Misiones con las de Buenos Aires. 

20-05-2024


Emilio Dario Lattes, periodista de Misiones

Lattes señaló que las diferencias en el costo de vida entre la capital y las provincias más alejadas son notables, y esto se refleja en las protestas actuales.

La provincia de Misiones se encuentra en su cuarto día formal de protestas policiales. Esta manifestación es la culminación de un descontento que ha estado gestándose durante años, según Lattes. "La semana pasada, ya había protestas de los retirados de la policía y penitenciarios de la provincia, quienes, con poca visibilidad pública, reclamaban incrementos salariales frente a la jefatura", comentó Lattes. Este descontento se remonta al menos al 2012, cuando hubo una protesta policial aún más grande que la actual.

El actual gobierno de Misiones, enfrentó críticas por su manejo de la situación. Rovira, quien ha dominado la política provincial por más de dos décadas, estableció un liderazgo casi hegemónico, desbancando a los partidos tradicionales como el peronismo y el radicalismo. "La renovación absorbió toda la fuerza posible y creó un liderazgo casi de califato en la provincia", añadió Lattes.

El presupuesto aprobado para Misiones este año es de 1,3 billones de pesos, una cifra significativa para el tamaño de la provincia. Sin embargo, Lattes señaló que, a pesar de este presupuesto, las obras públicas están paralizadas y los salarios no se están pagando a tiempo. La protesta de los policías, que comenzó como una demanda por incrementos salariales, ha ganado el apoyo de maestros y trabajadores de la salud, aumentando la presión sobre el gobierno provincial.

La tensión aumentó cuando el gobierno provincial describió a los manifestantes como "revolucionarios" y utilizó la palabra "sedición", una acusación seria que no se había utilizado en protestas anteriores. "Este es un término que nunca se había usado, ni siquiera en la mayor protesta de 2012", enfatizó Lattes. Además, el gobierno ha denunciado penalmente a los policías por el uso de patrulleros y otros recursos en la protesta.

En respuesta a la creciente tensión, el gobierno nacional envió fuerzas de Gendarmería y Policía Federal a Misiones. "Llegaron en cantidad significativa y se posicionaron frente a los policías locales, generando nerviosismo y tensión", explicó Lattes. Aunque no hubo enfrentamientos violentos, la situación sigue siendo delicada.

Las demandas salariales de los policías incluyen un aumento del 70%, lo que llevaría sus sueldos a alrededor de 500,000 pesos. Actualmente, los salarios rondan los 400,000 pesos, y los incrementos propuestos por el gobierno provincial han sido considerados insuficientes. Las negociaciones están programadas para la tarde de hoy, y se espera que se pueda llegar a un acuerdo para evitar una escalada en el conflicto.

Lattes concluyó señalando que la situación es compleja y que la falta de una oposición fuerte en la provincia ha permitido al gobierno mantener un control casi absoluto. "Esperamos que esta protesta sirva como un llamado de atención y se tomen medidas para resolver las demandas de los trabajadores y mejorar la situación en Misiones", finalizó.


Autor: Paula Escalante